La tiranía del dinero, la democracia secuestrada

Josep Cabayol Virallonga, periodista, presidente de SICOM

En Europa se ha impuesto la “marktkonforme demokratie”.

El pasado 1 de septiembre Angela Merkel dijo en el Bundestag: “vivimos en una democracia parlamentaria y por tanto la confección del presupuesto es un derecho básico del parlamento. No obstante, encontraremos la manera de hacerlo para que resulte acorde con los mercados. Aquel día Frau Merkel dejó claro que no se aprobaría ningún presupuesto que desagradara a la oligarquía financiera que controla los negocios mundiales.

La mentira.

Leo Strauus, discípulo del nazi Carl Schmitt, siempre defendió que las élites tienen que mentir para poder gobernar: “los gobiernos, a través de la prensa, sólo deben dar a la población un mínimo de información fidedigna”. “Si se quiere mantener la fe de las masas en un futuro mejor, no hay ningún otro camino que la mentira y el engaño”. Para Strauss sólo se puede conseguir el “consentimiento” a las propuestas formuladas desde “la alta política”, a través de la mentira. Strauss fue – es – guía de los neocons.
En la misma universidad donde impartía ideología Strauss, enseñaba economía Milton Friedman al frente de la famosa y muy liberal Escuela de Chicago. El pensamiento de Friedman se basa en la creencia -interesada- que los mercados competitivos y libres de la intervención del estado son buenos para la eficiencia de la economía. Y proponía medidas como: mínima participación del Estado en el gobierno económico, ningún control político, ningún salario mínimo, ninguna subvención, privatizar la seguridad social, ningún estado del bienestar.

La apropiación de los bienes comunes.

En la Universidad de Chicago se cocía la usurpación de los bienes públicos y de la ciudadanía. Había que decidir sin embargo, cómo y cuándo hacerlo. Los primeros experimentos fueron el año 73 en Chile. Con elk apoyo de la presidencia y de los políticos norteamericanos, la Escuela de Chicago con Friedman a la cabeza, apoyaron a Pinochet, justificaron e impulsaron la violencia de estado y consiguieron, principal objetivo, el enriquecimiento de los más ricos a costa de los más débiles por medio de la represión cárcel y muerte de muchos de los ciudadanos que clamaban por sus derechos. El asesinato y la cárcel ensombrecieron Sudamérica en nombre de la guerra al comunismo.

En el transcurso de los años 80 se fue imponiendo en Estados Unidos, un cambio de hegemonía del pensamiento social que nos ha llevado del keynesianismo al neoliberalismo. Un dato nos lo certificará: a finales de los 70 los más ricos podían llegar a pagar en impuestos al estado hasta un 70% de sus beneficios. Robert Reich, que fue ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en la era Clinton, nos explica que a través de las deducciones al final tan sólo pagaban el 50%. El año 2011 esta cifra descendió al 36%. Del 70 al 36 en 30 años! Y aún hay más puesto que a través de las vías de escape paralegales y fraudulentas, el año pasado 18.000 de las familias más ricas de EEUU no tuvieron que pagar impuestos.

Los 80 fueron años de plomo para las clases populares. En Estados Unidos con Reagan, En Gran Bretaña con Thatcher. En la vieja y continental Europa el estado del bienestar también comenzó a retroceder. Pero no era suficiente.

El neoliberalismo.

Llegamos así al 13 de enero de 1993 fecha oficiosa del nacimiento del Consenso de Washington. John Williamson, el economista que había redactado las misiones originales de FMI y Banco Mundial, convocó a la elite neoliberal para decidir cómo “convencer” a los políticos para que adoptaran medidas contrarias a los intereses de la mayoría de los votantes. Políticas que deberían facilitar el traspaso de la propiedad y los bienes públicos a manos privadas.  La reunión tuvo lugar en el “Carnegie Conference Center” de Washington, Para asegurar sus intereses y dado que las crisis provocadas son iguales de efectivas que las reales, decidieron que mentir a los ciudadanos no debería ser un problema si con ello conseguían sus propósitos. Para conseguirlo acordaron aprovechar y favorecer los momentos catastróficos porque es cuando la ciudadanía acepta mejor los cambios traumáticos. Y señalaron 4 objetivos a los gobiernos del mundo: desregulen, privaticen, adelgacen el estado y aprueben legislaciones favorables a las transnacionales – liberalicen -

La privatización del futuro.

Las crisis reales, las provocadas, las favorecidas, las exageradas, han cuajado. El Norte, como antes le había pasado al Sur, ha caído en shock. Asustados, incapaces de reaccionar juntos, nos preocupa más la supervivencia personal que la colectiva sin darnos cuenta de que la oligarquía cuando maneja los mercados, sólo piensa en imponer la tiranía del dinero en favor del 1% de la población mundial. Y que los objetivos señalados en el 93 para el Sur, lo son ahora para el norte.

¿Qué pretenden, qué quieren conseguir?

Pues traspasar a su propiedad privada dos de los mecanismos claves para la equidad, las dos cosas a las que los humanos, respirar, beber, comer y procrear al margen, no renunciaremos nunca: salud para vivir, educación para vivir mejor en el futuro. Ellos, los oscuros mercados, saben que pagaremos por tenerlas porque no hay futuro sin salud ni educación. ¿Les permitiremos que se las apropien con el único objetivo de acumular riqueza a costa de los derechos sociales de la mayoría? Aceptaremos convertirnos – aún más – en objetos de negocio?

No todos los políticos pero….

Merkel dijo que el Bundestag no aprobaría ninguna medida que no fuera bendecida por los mercados. En todos los parlamentos europeos está pasando lo mismo. ¿Dónde están los políticos independientes de los mercados? La democracia controlada, supervisada, dirigida, he aquí lo que tenemos delante. Entonces, ¿debemos considerar democrático a un sistema político que decide en sede parlamentaria secuestrar una buena parte de la soberanía popular? ¿Es esta la democracia que proponen? ¿Es esto democracia? ¿No deberíamos exigir a los partidos políticos y a sus representantes que si no están de acuerdo con esta “percepción” de la democracia, salgan a la calle y denuncien inequívocamente lo que ya es para muchos una perversión democrática y una vulneración de los derechos humanos? ¿Estamos asistiendo a un crimen contra la humanidad cuando a la mayoría se le dificulta por ley si no impide, el derecho al trabajo, a la salud, a la educación y al buen vivir?

Informaciónpara comprender el Mundo - Tsunami 56 2012-3-26 Lecturas de las Crisis y la Lucha de Clases.

Israel versus Irán
Un posible ataque contra Irán alarma a los intelectuales israelíes. Blog de El Periódico 24-3-12

Abraham B. Yehoshua (Jerusalén 1936), David Grossman (Jerusalén, 1954) y Amos Oz (Jerusalén, 1939) han levantado su voz para advertir de los peligros que impregnan el debate apasionado provocado por el deseo de Irán de poseer la bomba atómica.
Un debate dominado por voces conservadoras –la del AIPAC, lobi judío de Estados Unidos; la del primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu– que han ahogado opiniones más contenidas como las de la organización J Street, Paz Ahora y otras, y que quizá han radicalizado en algún momento el discurso de la Casa Blanca y del Departamento de Estado más allá de lo aconsejable en año electoral.
Egipto
Los islamistas se hacen con el control de la asamblea Constituyente en Egipto.
En una conflictiva sesión, el Parlamento egipcio escogió la noche del sábado a los 100 miembros del comité encargado de redactar la nueva Constitución del país. Las fuerzas islamistas, mayoritarias en el legislativo, controlarán también cómodamente la Asamblea Constituyente. El hecho de que no buscaran el consenso con el resto de partidos provocó el boicoteo de la principal coalición laica, el Bloque Egipcio, lo que compromete la legitimidad de la futura Carta Magna y del azaroso proceso de transición que vive el país.
Vídeos

Vídeos Manifestación de mujeres en El Cairo y Sahar Talaat, periodista especializada en nuevos movimientos sociales en el mundo árabe, explica la situación en Egipto.
Nuria Sancho, observadora internacional, explica la situación en Egipto una año después. (en catalán)
Sanidad y Salud
De quién son los hoispitales de la presidenta
Ninguno de los nueve hospitales públicos que se han inaugurado desde que Esperanza Aguirre es presidenta de Madrid los ha construido el Gobierno regional.

Ni los ha construido ni se encarga de gestionar toda o parte de su actividad. De hecho, ni siquiera son suyos. Los nuevos hospitales pertenecen, y así seguirán durante casi tres décadas, a constructoras, inmobiliarias, empresas de gestión sanitaria con bancos como accionistas y fondos de capital riesgo con sede en Luxemburgo.
#IPPfemsalut: 2 vídeos amb la lectura dels 10 punts de la IPP
@sicomtelevision ens ha enviat aquests dos videos amb la lectura coral del 10 punts que argumenten la Iniciativa Penal Popular que les persones i organitzacions que ens vàrem reunir a l’Ateneu Roig, el passat 10 de març, procedents de tot arreu de Catalunya, presents en moltes de les lluites ciutadanes i cíviques en defensa de la sanitat i la salut pública, ens hem compromés a emprendre.
Huelga General 29M
La Plataforma de Afectados por la Hipoteca se suma a la Huelga General del 99%Los políticos prometen que todo mejorará pero sólo proponen privatizar y excluir. Nuestra propuesta es cooperar e incluir. Que la riqueza y la democracia sean por y para el bien de la mayoría.”

Pobreza, alimentación, energía. Tsunami 55 2012-3-23 Lecturas de las Crisis y la Lucha de Clases.

Pobreza

¿Ha descendido la pobreza en el mundo?: El Banco Mundial manipula los datos. Vivcenç Navarro, Público 22-3-12

Lo primero que aparece es que los datos que el informe presenta, es que van del año 1981 al 2008. El estudio del Banco Mundial es la evolución de la pobreza extrema durante este periodo. El último año analizado es, repito, 2008, el primero de la recesión. Es decir, la recesión apenas había comenzado. No puede, por lo tanto, derivarse que “a pesar de la recesión, la pobreza ha bajado” tal como la gran mayoría de los medios indicaron.

En realidad, la crisis y la recesión se iniciaron aquel año, y a nivel mundial todavía continúa en muchas partes del mundo. Para llegar a la conclusión a la que llegaron los medios, el estudio tendría que haber analizado la evolución de la pobreza durante el periodo 2008-2012, y ver si la pobreza bajó durante esos años. El Banco Mundial no hizo tal estudio. Sus datos reales terminaron en 2008, cuando la recesión comenzó. Lo que sí hizo el Banco Mundial, es una estimación de la bajada de la pobreza durante el periodo 2008-2010, estimación basada, no en datos reales sino en datos calculados según varios supuestos, algunos altamente cuestionables. Las estimaciones del Banco Mundial son conocidas por su “creatividad”, conducentes a estimaciones y proyecciones de escasa credibilidad en la comunidad científica. Los únicos datos reales, y no supuestos, del estudio del Banco Mundial terminan en 2008, cuando la recesión apenas comenzaba.

Datos Política Vivienda en España

Ejecuciones hipotecarias en España.

Alimentación

Puerca industria: Esther Vivas. Viento Sur. 22-3-12

Nuestra salud amenazada. “Los gases que emite una granja porcina a escala industrial son muy tóxicos. Hay muchos gases volátiles mezclados con polvo, bacterias, antibióticos y forman una mezcla muy compleja de más de 300 o 400 sustancias a la que están expuestos vecinos, familias y niños” afirma David Walllinga del Institute for Agriculture and Trade Policy en el documental Pig Business (2009) de Tracy Worcester, con el consiguiente aumento de enfermedades de distinta índole entre quienes habitan cerca de estas instalaciones.

Nuestra salud es otra de las grandes perjudicadas por este modelo ganadero. Somos lo que comemos y está claro que si consumimos carne producida con altas dosis de hormonas, antibióticos, piensos transgénicos, etc. esto tiene un coste para nuestro organismo. Las dietas excesivamente carnívoras generan problemas cardíacos, de hipertensión, cáncer, obesidad, diabetes. Aunque éste es solo un elemento más de un sistema agrícola y alimentario que nos enferma como ha analizado Marie-Monique Robin en su documental Notre poison quotidien (2010) o como demostró Morgan Spurlock sometiéndose durante treinta días a una dieta a base de “comida basura” en Mc Donalds y que documentó en su film Super Size Me (2004).

Recursos Energéticos

Manifiesto contra las prospecciones petrolíferas en Canarias. Ecologistas en Acción.

En las últimas décadas, las Islas Canarias han hecho un gran esfuerzo por compatibilizar los requerimientos sociales y humanos de la población, los derivados de la economía y la preservación de su extraordinario patrimonio natural y paisajístico. La imposición desde el gobierno central de permitir los estudios y las prospecciones petrolíferas, van a hipotecar las múltiples iniciativas que se han desplegado en estos años a favor de un futuro menos dependiente, socialmente justo y ambientalmente sostenible.

Cabe destacar entre otras muchas iniciativas, la declaración de Reserva de la Biosfera para algunas de las islas, especialmente las más amenazadas por los proyectos de prospecciones petrolíferas, así como el esfuerzo en proteger buena parte de nuestro territorio por su rico patrimonio natural y cultural. Todo ello, de la mano de una creciente conciencia y demanda social por garantizar la calidad de vida de las generaciones futuras, sin hipotecar la extraordinaria biodiversidad, el variado pero escaso territorio y los recursos naturales que hoy son un potencial real y alternativo al modelo energético actual.

El precio de los petróleos. Clases de petróleo.

No existe “un” petróleo, sino muchos, con propiedades físicas y químicas muy diferentes, que condicionan sus posiblidades de aprovechamiento y, por tanto, su valor:
Por este motivo, deliberadamente hablaré de “los petróleos” y no de “el petróleo” a lo largo de este post.

Unesa se desmarca del lobby atómico y dice que la energía nuclear “no es barata”. El País 1-3-2012

Eduardo Montes, presidente de la patronal eléctrica Unesa, lanzó ayer una carga de profundidad contra el mensaje de la industria nuclear durante las últimas décadas. “Quien diga que la energía nuclear es barata es que no sabe de lo que habla”, declaró en la presentación de resultado de la Sociedad Nuclear Española. Así, las eléctricas optan por dejar caer su campaña a favor de la energía nuclear para intentar atajar un posible impuesto a esta fuente de energía.

Irán – Israel

Israel versus Irán: ¡Apocalipse now! La Onda Digital

El arsenal de Israel puede ser de 150 a 300 ojivas nucleares y la Israeli Defense Force – Air Force (IDF/AF) tendría en su poder 1.000 aeronaves, cerca de 350 aviones de combate, contando con 125 F-15s avanzados, y escuadrones de F-16s, específicamente modificados para emprender ataques estratégicos a larga distancia, además de una flota de Heron TP,/17 drones, es decir, aeronaves no tripuladas UAV), que pueden alcanzar 40.000 pies de altura y volar, por lo menos, 20 horas, hasta alcanzar el Golfo Pérsico. La Israeli Defense Force – Air Force (IDF/AF) tal vez sea mayor que la del Reino Unido y la de Alemania. 18 Sin embargo, parece muy limitada la posibilidad de su utilización para desencadenar una guerra contra Irán, con la seguridad de victoria.

La madre de todas las bombas: una gran arma contra Irán. Michel Chossudovsky y Finian Cunningham. Global Research.ca

Un importante general de la Fuerza Aérea de EE.UU. ha descrito la mayor bomba convencional –la revienta-búnkeres de 13,6 toneladas– como “grandiosa” para un ataque militar contra Irán.

Un comentario tan locuaz sobre un masivo artefacto asesino tuvo lugar en la misma semana en la cual el presidente Barack Obama se presentó para advertir contra el “habla a la ligera” sobre una guerra en el Golfo Pérsico.

“El masivo penetrador [MOP] es una gran arma”, dijo el teniente general Herbert Carlisle, vice jefe de Estado Mayor para operaciones de la Fuerza Aérea de EE.UU., quien agregó que probablemente la bomba sería utilizada en cualquier ataque contra Irán ordenado por Washington.

El MOP, al que también se refieren como “La madre de todas las bombas”, está diseñado para perforar a través de 60 metros de hormigón antes de detonar su masiva bomba. Se cree que es la mayor arma convencional, no nuclear, en el arsenal estadounidense. En términos de capacidad destructora, se puede decir que es el arma explosiva más horrorosa en una gama de masiva munición explosiva desarrollada por el Pentágono en la última década.

Reforma laboral, tiranía del dinero y huelga general: Constituyentes de Cádiz | Tsunami 53 2012-3-21 Lecturas de la Crisis y la Lucha de Clases.

Una reforma laboral totalmente coherente. Andrés Villena, economista e investigador en Ciencias Sociales por la Universidad de Málaga.

Público 21-3-12

¿Cuándo frenarán? ¿Nos daremos cuenta de que una enferma de anorexia no consigue la belleza por ese camino? Lejos de Islandia, nos acercamos a la bulímica Grecia, que demuestra que los parches neoliberales solo están sirviendo para ganar tiempo: quien tiene que cobrar ha de hacerlo lo antes posible para pagar a unos terceros, que a su vez se apalancaron con unas hipotecas concedidas al primero que pasaba. La economía del endeudamiento, de la usura, es el modelo más insostenible de sociedad.

Solo el miedo a la destrucción mutua asegurada -que nos declaremos todos en quiebra o, mejor, que nos descontemos las deudas- mantiene este sistema en un duerme-vela, en el que los medios de comunicación mienten diariamente, sabedores de tener una pistola detrás de la cabeza. Dan ganas de apagar la luz, la tele, lo que sea… y pasar a otra cosa. Al menos tendrían que enterarse de que por fin les hemos pillado la broma.

DECLARACIÓN DE LA ASAMBLEA CIUDADANA CONSTITUYENTE DE CADIZ 17 DE MARZO DE 2012

Nosotras y nosotros, ciudadanas y ciudadanos llegados de todos los rincones de esta tierra, que formamos parte del pueblo, auto convocados a una asamblea pro constituyente en la ciudad de Cádiz, coincidiendo con el 200 aniversario de la primera Constitución Española.

DECLARAMOS

1. El régimen constituido en la Constitución de 1978 junto con los compromisos impuestos por los sucesivos tratados de la UE y del resto depoderes económicos, políticos y sociales, está llevando a la mayoría social a la ruina económica, la falta de ética y la pérdida de valores y derechos que esos textos debían defender. La Constitución Española de 1978, por lo tanto está deslegitimada.

2. Que las reformas constitucionales realizadas sin más apoyo que el de los partidos de gobierno han puesto fin al espejismo democrático.

3. Que la Constitución, a pesar de reconocer la soberanía del pueblo, ha sido incapaz de hacer hegemónico ese poder.

En conclusión, nosotras y nosotros, proponemos un proceso constituyente democrático, en libertad, que supere las limitaciones de la Constitución de 1978 y avance hacía en el objetivo de hacer realidad la voluntad del pueblo.

• Esta asamblea convoca a la apertura de un proceso constituyente, que se inicia con esta asamblea ciudadana constituyente, basado en la igualdad, la libertad, la solidaridad y la democracia directa a través de una revolución pacífica y democrática.

• Esta asamblea convoca a una construcción colectiva para la superación del actual poder constituido y avanzar hacia una nueva constitución, democrática y participativa.

• Esta asamblea hace un llamamiento a las ciudadanas y ciudadanos a laorganización de asambleas ciudadanas constituyentes en todos los ámbitos, sectores y localidades de nuestra sociedad. Para ello, se relacionará y abrirá caminos de cooperación con todos aquellos pueblos que estén en vías de procesos constituyentes o lo hayan estado, y nos puedan servir de experiencia.

Cádiz, a 17 de Marzo de 2012 constituyentes.org

La tirania dels diners, la democràcia segrestada. Josep Cabayol, periodista, president de SICOM, Solidaritat i Comunicació.

La Nació Digital 21-3-12

A Europa s’ha imposat la “markt konforme demokratie”. El proppassat 1 de setembre Angela Merkel va dir al Bundestag: “vivim en una democràcia parlamentària i per tant la confecció del pressupost és un dret bàsic del parlament. Això no obstant, trobarem la manera de fer-ho perquè estigui d’acord amb els mercats”. Aquell dia Merkel va deixar clar que no s’aprovaria cap pressupost que desagradés l’oligarquia financera que controla els mercats.

La mentida. Leo Strauus, deixeble del nazi Carl Schmitt, sempre va defensar que les elits han de mentir per poder governar: “els governs, a través de la premsa, només han de donar a la població un mínim de informació fidedigna”. “Si es vol mantenir la fe de les masses en un futur millor, no hi cap altra camí que la mentida i l’engany”. Per Strauss només es podia aconseguir el “consentiment” a les propostes formulades per “l’alta política”, a través de la mentida. Strauss fou guru dels neocons.

La tirania dels diners, la democràcia segrestada. Lecturas de las Crisis i la lluita de Classes.

Josep Cabayol Virallonga, periodista, president de SICOM, Solidaritat i Comunicació. La Nació Digital

A Europa s’ha imposat la “markt konforme demokratie”. El proppassat 1 de setembre Angela Merkel va dir al Bundestag: “vivim en una democràcia parlamentària i per tant la confecció del pressupost és un dret bàsic del parlament. Això no obstant, trobarem la manera de fer-ho perquè estigui d’acord amb els mercats”. Aquell dia Merkel va deixar clar que no s’aprovaria cap pressupost que desagradés l’oligarquia financera que controla els mercats.

La mentida. Leo Strauus, deixeble del nazi Carl Schmitt, sempre va defensar que les elits han de mentir per poder governar: “els governs, a través de la premsa, només han de donar a la població un mínim de informació fidedigna”. “Si es vol mantenir la fe de les masses en un futur millor, no hi cap altra camí que la mentida i l’engany”. Per Strauss només es podia aconseguir el “consentiment” a les propostes formulades per “l’alta política”, a través de la mentida. Strauss fou guru dels neocons.

A la mateixa universitat on impartia ideologia Strauss i ensenyava economia Milton Friedman al capdavant de la famosa i molt liberal Escola de Chicago. El pensament de Friedman es basa en la creença –interessada- que els mercats competitius lliures de la intervenció de l’estat són bons per la eficiència de l’economia. I proposava mesures com: mínima participació de l’estat en el govern econòmic, cap control polític, cap salari mínim, cap subvenció, privatitzar la seguretat social, res d’estat del benestar.
L’apropiació dels bens comuns. A la Universitat de Chicago es coïa la usurpació dels bens públics. Calia però, decidir com i quan fer-ho. Els primers experiments foren el 73 a Xile. L’Escola de Chicago, Friedman, van donar suport Pinochet, van justificar i impulsar la violència d’estat i van aconseguir, principal objectiu, l’enriquiment dels més rics a costa dels més febles. En el decurs dels anys 80 als Estats Units es va anar imposant un canvi d’hegemonia del pensament social que ens ha portat del keynesianisme al neoliberalisme. Una dada ens ho certificarà: a finals dels 70 els més rics podien arribar a pagar en impostos a l’estat, fins a un 70% dels seus beneficis. Robert Reich,  que fou ministre de Treball i Afers Socials a l’era Clinton, ens explica que a través de les deduccions al final tan sols en pagaven el 50%. L’any 2011 aquesta xifra havia baixat al 36%. Del 70 al 36! Tant és així que a través de les vies d’escapament l’any passat 18.000 de les famílies més riques dels EUA no van haver de pagar impostos. Els 80 foren anys de plom per les classes populars als Estats Units, Reagan i a la Gran Bretanya, Thatcher. A la vella i continental Europa l’estat del benestar va començar a retrocedir. Però no n’hi havia prou.

El neoliberalisme. Arribem així al 13 de gener de 1993 data de naixement del Consens de Washington. Al Carnegie Conference Center de Washington, John Williamson, economista que havia redactat les missions originals de FMI i Banca Mundial, convocà l’elit neoliberal per veure com “convèncer” als polítics perquè adoptessin mesures contràries als interessos de la majoria dels votants. Polítiques que haurien de facilitar el traspàs de la propietat pública a mans privades. Per assegurar els seus interessos, van decidir mentir la ciutadania, -perquè les crisis provocades són iguals d’efectives que les reals -. I van acordar aprofitar i afavorir, els moments catastròfics perquè és quan la ciutadania accepta millor els canvis traumàtics. Per aconseguir-ho van assenyalar 4 objectius als governs del món: desregulin, privatitzin, aprimin l’estat i liberalitzin – aprovin legislacions favorables a les transnacionals -.

La privatització del futur. Les crisis reals, les provocades, les afavorides, les exagerades, han quallat. El nord, com abans li havia passat al sud, ha caigut en xoc. Espantats, incapaços de reaccionar plegats, ens preocupa més la supervivència personal que no pas la col·lectiva sense adonar-nos que l’oligarquia que manega els mercats només pensa en imposar la tirania dels diners en favor de l’1% de la població mundial.  I què pretenen? Doncs fer a mans privades els dos mecanismes claus per l’equitat, les dues coses a les quals els humans, respirar, beure, menjar i procrear al marge, no renunciarem mai: salut per viure, educació pel futur.  Ells saben que pagarem per tenir-les perquè no hi ha futur sense salut ni educació. Els hi permetrem que se les quedin amb l’únic objectiu de fer negoci? Acceptarem convertir-nos en objecte de negoci?

Merkel va dir que el Bundestag no aprovaria cap mesura que no fos beneïda pels mercats. A tots els parlaments europeus està passant el mateix. On són els polítics independents dels mercats? La democràcia controlada, vet aquí el que tenim davant. Aleshores, es pot considerar democràcia aquell règim polític que segresta una bona part de la sobirania popular?

Una reforma laboral totalmente coherentes (de acuerdo a los intereses de la oligarquía)

Andrés Villena, economista e investigador en Ciencias Sociales por la Universidad de Málaga. Público 21-3-12

Que la nueva ley que regula las relaciones en el puesto de trabajo tiene sentido en el mundo actual es algo que salta a la vista si se analiza el contexto político, económico y social del momento en el que ha sido puesta en marcha: vivimos en una época en la que el empleo ya no es solo un objetivo inalcanzable para nuestras autoridades, sino que no es ni siquiera deseable: aunque se diga lo contrario, las prioridades económicas son bien distintas.

Estas últimas décadas han visto pasar muchos acontecimientos, pero sobre todo han presenciado lo que el sociólogo francés Alain Touraine ha denominado “el fin de la sociedad para sí misma”, la quiebra de un modelo económico que, en definitiva, necesitaba del ciudadano-empleado-consumidor para que el beneficio continuara maximizándose a buen ritmo. Por ello, el paro -no la inflación- pasó a ser el principal enemigo en Europa durante cerca de treinta años (1945-1975), con España, Portugal y Grecia -los tres países que peor están ahora en la zona euro, casualidades de la vida…- como sonadas excepciones.

La sociedad para sí, fundada bajo el denominado consenso keynesiano-fordista, tenía al trabajador como su centro: el ciudadano -normalmente un varón abastecedor de la familia- necesitaba un buen salario, no solo para seguir trabajando, sino también para mantener un poder adquisitivo que permitiera que las distintas empresas que satisfacían su deseo de compra continuaran vendiendo. El consumo aumentó y a ello contribuyó el hecho de que tanto los servicios públicos como la Seguridad Social ahorraran a las familias una serie de gastos que de otro modo hubieran sido los más importantes. El empleo creaba más empleo: más gente consumiendo y comprando suponía el nacimiento de nuevos productos y más personas dedicadas a prestar servicios de ocio, recreo, etc.

Las necesidades se multiplicaron milagrosamente, pero todo parecía marchar viento en popa. Una nota cultural para describir el punto de vista de aquella época: para el Estado, el delincuente no era precisamente un malhechor: se trataba de una persona desintegrada de una sociedad que debía rehabilitarle lo antes posible para que continuara adquiriendo productos. El Frank Capra de “Qué bello es vivir” se alzaba victorioso bastantes años después de su estreno.

Eran, como podemos ver, momentos de seguridad económica y materialismo -el primer coche, la televisión, etc.-,  que pocos años después los hippies contraculturales comenzaron a despreciar, víctimas de un optimismo antropológico que se quebró en el mayo de 1968: aquella especie de salto en el tiempo -un paso infinito hacia una sociedad de iguales, un cielo en la tierra…- no fue más que un simulacro de la realidad, un espejismo, un ensayo de revolución para una clase media que pronto comenzó a ver que el futuro se parecía cada vez más a un pasado que no habían conocido siquiera. El esquema del pleno empleo comenzó a resquebrajarse cuando el precio del petróleo, la inflación generalizada y las oscilaciones monetarias amenazaron la supervivencia del capitalismo. El socialismo pareció momentáneamente posible: caían dictaduras fascistas, la URSS aparentaba cierta fuerza y no acusaba la crisis, los laboristas y socialistas franceses anunciaban un enorme plan de nacionalizaciones…

Sin embargo, en pocos años se produjo la revolución más silenciosa y exitosa que podamos recordar: los principales bancos centrales de los países avanzados multiplicaron los tipos de interés para combatir la inflación. La crisis de crédito estalló -el préstamo se puso muy caro- y comenzó a dejar en la calle a miles de personas. Los nuevos gobernantes en Occidente apoyaron planes de austeridad que estancaron la demanda, el consumo y el empleo; los sindicatos se quedaron desarmados; al mismo tiempo, los chinos declaraban sus “zonas de libre comercio”, fábricas sin derechos laborales a las que las multinacionales -apoyadas por los Estados- acudieron voraces en busca de la parte de la tarta que les había faltado durante décadas. Era la llegada de la era de la información, de los servicios y del empleo flexible. Eufemismos para evitar decir que ya no había vuelta atrás.

Los empleos se recuperaron, pero ya no volvieron a ser los mismos: trabajo a tiempo parcial, contratos temporales, economía sumergida… El sociólogo alemán Ulrich Beck -en un país obsesionado con mantener la inflación baja- ya alertó de la “brasileñización de Occidente” en 1998, cuando a nadie les sonaban los minijobs: Alemania había decidido combatir el paro aumentando la precariedad y la pobreza, cualquier cosa valía para no salir en la estadística. Solo quedaba una pregunta: ¿quién consume ahora? La brecha entre la renta disponible y el poder adquisitivo necesario para ser un triunfador se cubrió mediante crédito. Igual que anteriormente el sistema necesitaba del empleado-trabajador, ahora regaló al individuo una tarjeta VISA reluciente. La burbuja comenzó a inflarse y pronto necesitó de cemento para aparentar “el fin de los ciclos económicos”. Y preferimos no enterarnos.

Una década perdida de construcción financiada con crédito alemán -el mismo que pide ahora su parte de vuelta- nos ha dejado lejísimos de poder competir en algo que no sea precios baratos. Con un 23% de paro -más de un 30% en regiones-naciones como Andalucía, por ejemplo-, el trabajador ya no ejerce un derecho: tiene un privilegio. Hablar de mercado laboral ya de por sí es una aberración, pues supone aceptar el paradigma social actual: que la oferta y la demanda determinan que el precio del empleado es bajísimo, al existir millones que estarían encantados de ser tiranizados por mucho menos dinero.

De ahí que se puedan encadenar contratos sin apenas cobrar y que pasen años sin que el empleado bien formado adquiera derechos. Los sindicatos, en su peor crisis, parecen reaccionarios al reivindicar algo que hemos aprendido a deplorar: más que trabajo fijo, estamos locos por tener una fuente de ingresos, aunque sea en negro. Y con esto los empresarios, subvencionados y mimados como los portadores de la marca España, harán maravillas durante los próximos años. “Ahora sí que sí”, reza un folleto de un curso para que estos propietarios y ejecutivos aprovechen los progresos de la última gran reforma.

¿Cuándo frenarán? ¿Nos daremos cuenta de que una enferma de anorexia no consigue la belleza por ese camino? Lejos de Islandia, nos acercamos a la bulímica Grecia, que demuestra que los parches neoliberales solo están sirviendo para ganar tiempo: quien tiene que cobrar ha de hacerlo lo antes posible para pagar a unos terceros, que a su vez se apalancaron con unas hipotecas concedidas al primero que pasaba. La economía del endeudamiento, de la usura, es el modelo más insostenible de sociedad. Solo el miedo a la destrucción mutua asegurada -que nos declaremos todos en quiebra o, mejor, que nos descontemos las deudas- mantiene este sistema en un duerme-vela, en el que los medios de comunicación mienten diariamente, sabedores de tener una pistola detrás de la cabeza. Dan ganas de apagar la luz, la tele, lo que sea… y pasar a otra cosa. Al menos tendrían que enterarse de que por fin les hemos pillado la broma.

Ventas de armas en el mundo. Las inversiones de los bancos - ahorros ciudadanos - en armas incluidas las nucleares. Tsunami 52 2012-3-20 Lecturas de las Crisis y la Lucha de Clases.

Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo:

  • Navantia en el lugar 45: 2010 millones dólares en 2010.
  • Indra en el lugar 84: 780 millones dólares en 2010.
  • EADS en el lugar 7 – Trichet, Piqué – : 16.360 millones de dólares en 2.010.

Las 100 empresas que más armas venden.

Vendo armas a Asia, ergo me preocupa el rearme de Asia: José Ignacio Torreblanca. El País 20-3-12

He aquí una interesante paradoja: Asia se rearma, con nuestra inestimable ayuda, mientras que a la vez nos preocupamos por el rearme de Asia como si fuéramos ajenos a él. Parece una paradoja pero no lo es: ¿quién mejor para preocuparse por la venta de armas que aquel que las vende? Al fin y al cabo, conoce el problema de primera mano.

La Banca Armada. Inversiones explosivas de los Bancos y Cajas. Informe del Centre JM Delás de estudios por la Pas de Justícia i Pau. Jordi Calvo Rufanges · Técnico e investigador del Centro Delàs de estudios por la Paz.

  • El BBVA es el segundo banco del mundo que más dinero ha prestado para la producción de armamento.
    El Santander se sitúa en cuarto lugar.
  • Bankia, Liberbank, Barclays Bank y Banca Cívica, destacan en cuanto a su participación accionarial en empresas de armas españolas
  • La manera más directa que tienen los bancos y cajas de ayudar a las empresas de armas es concederles créditos y préstamos
  • Existen cinco formas de financiar las empresas de armas: la participación accionarial, la financiación de exportaciones, la emisión de bonos y pagarés, los fondos de inversión y los créditos o préstamos
  • Los bancos analizados son aquellos que operan en España, bien sean españoles o extranjeros

En este informe, las empresas de armas con mayor número de operaciones de la banca armada son las que producen bombas de racimo, minas antipersonal y armas nucleares

Leer informe completo

Vídeos Arcadi Oliveres

Grecia | Tsunami 51 Lecturas de las crisis y la lucha de clases.

Por un movimiento popular europeo de solidaridad con el pueblo griego y de resistencia activa contra las políticas de austeridad. Yorgos Mitralias.

¿Por qué las desgracias del pueblo griego emocionan tanto a la opinión pública europea? ¿Y por qué, día tras día, esta emoción extensa y profunda se transforma en voluntad de actuar, de hacer algo para poder manifestar su solidaridad con la población griega?

La respuesta no es difícil: el drama griego afecta e incluso rebela a la gente porque ya no se percibe como exterior a sus preocupaciones, como un caso aislado, como una excepción a la regla. En suma, porque es reconocido como lo que ha sido siempre, desde el comienzo, un caso/prueba inventado e impuesto a la fuerza por los de arriba, con el objetivo de poder experimentar y medir con las cobayas griegas la fortaleza y la resistencia de las víctimas de sus políticas justo antes de generalizarlas en toda Europa.

Crisis global: en el ojo del huracán. Alejandro Nadal. Sin Permiso 18-3-12

Todos los componentes de la demanda agregada de la economía griega van en picada: el salario mínimo se ha reducido en 22 por ciento (y para algunos sectores la pérdida será de 32 por ciento). El recorte del gasto público representa otro duro golpe a la demanda agregada. Es evidente que la meta de reducir la deuda griega a 160 por ciento del PIB para 2020 es irrisoria. El país va a reventar mucho antes.

El ritmo de actividad económica en Europa sigue disminuyendo y la región está entrando en una recesión que puede ser duradera. El desempleo en la Unión Europea alcanza ya 10.7 por ciento y es el más alto en más de 13 años. Los motores económicos no van bien: el pronóstico favorable para 2012 es que Alemania y Francia crezcan 1.2 y 1.3 por ciento, respectivamente. Italia y España se mantienen más o menos estables, si le hacemos caso a los diferenciales de financiamiento de su deuda soberana, pero esas dos economías están claramente en el umbral de una fuerte recesión y eso hará que los mercados financieros se vuelvan a inquietar. El costo financiero de su deuda volverá a crecer.

Manifiesto de las Mesas de Convergencia y Acción en apoyo a la huelga general.

Las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción,

  • ante los atropellos constantes a las clases populares, tanto en su dignidad como personas, como en la destrucción de sus derechos laborales
  • ante el fraudulento y criminal recorte de los servicios básicos y redes de protección social
  • ante el robo que está sufriendo el ahorro popular, con la privatización y concentración de las Cajas de Ahorros y el consiguiente incremento de poder de las familias oligárquicas bancarias
  • ante las privatizaciones de propiedades y empresas públicas
  • ante los ataques a las administraciones públicas, al objeto de transferir rentas a los bancos y a los ricos

Declaramos

Que siendo consecuentes con anteriores comunicados y tras lo acordado en la reunión de su Promotora Estatal, apoyamos la huelga general del día 29 de marzo convocada por los Sindicatos de Clase CC.OO., UGT, CONFERACIÓN INTERSINDICAL, USO, ELA, LAB, CIG y CGT.

En consecuencia, pedimos a todas y todos los firmantes del Manifiesto de Las Mesas de Convergencia su movilización activa por el éxito de la huelga y la paralización total de todos los centros productivos, de bienes, servicios, educativos, sanitarios y administrativos, así como la movilización activa de desempleados, jubilados y pensionistas.

CADA CIUDADANA, CADA CIUDADANO, UN PIQUETE.
POR UNA HUELGA CIUDADANA, APOYADA POR TODAS Y TODOS.

Las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción, ya denunciaron los efectos altamente negativos que para las clases populares y trabajadoras, los jóvenes y pensionados iba a tener el nefasto Pacto por el Euro. Los movimientos ciudadanos, asambleas de plazas y barrios del movimiento de indignación ya denunciaron esta negativa política de la Unión Europea, así como la antidemocrática aprobación exprés de la reforma constitucional, integrando el concepto neoliberal de la deuda en la Constitución monárquica de 1978 mediante una agresiva cláusula, que es una de las causas de nuestros actuales males y sufrimientos.

La intolerable injerencia de potencias extranjeras en el Gobierno del Estado Español y la realmente existente Dictadura de los Mercados, junto a la voluntad férrea del Gobierno de derechas que sufrimos, han desencadenado múltiples ataques a las gentes humildes y trabajadoras, así como a los autonómos y empresarios familiares, que exigen una respuesta tan contundente como masiva.

Esta huelga es mucho más que un conflicto laboral. Es una respuesta ciudadana a las políticas neoliberales de anteriores gobiernos y del reaccionario y anti-social gobierno del PP, que representa únicamente los intereses de la CEOE, los grandes fondos financieros, la Conferencia Episcopal y las viejas y poderosas oligarquías tradicionales en el Reino de España.

Se debe, pues, llamar a

  • la ausencia y/o ocupación de los centros de trabajo
  • la ocupación de calles y plazas
  • la total y absoluta abstención de consumir, comprar, vender, publicitar o utilizar la red, excepto para informaciones y comunicaciones
  • el mínimo consumo eléctrico y energético.

Las personas paradas y los jóvenes estudiantes están llamadas y llamados a jugar un gran papel. El 50% de la masa laboral, al menos, no tiene derecho de huelga. La dictadura del PP, mediante la aprobación efectiva de la Reforma Laboral, es decir de esta agresión laboral, ha facilitado hasta límites autoritarios y pre-democráticos el despido. Si a eso le unimos los trabajadores que sufren contratos basura y acoso laboral, así como los “ilegales” y las trabajadoras y trabajadores de la economía sumergida, se hace imprescindible la ocupación ciudadana de las calles y los centros de comunicaciones, así como el apoyo a tanta gente profesional y/o subempleada, que está demandando nuestra ayuda y apoyo activo para poder ejercer su derecho democrático a la huelga.

Por todo esto, pedimos a los Sindicatos, a todos ellos, que entiendan esta nueva situación y a que llamen, tal y como nosotros hacemos a todas y todos los ciudadanos a sumarse a este movimiento reivindicativo. También a que manifiesten claramente su voluntad de lucha, de no defraudar y de exigir la derogación de las contrarreformas.

Por la democracia, la dignidad y el respeto a los derechos sociales, laborales y humanos, te pedimos que apoyes muy activamente esta huelga.

Petróleo -Petroli | Energia - Recursos | Tsunami 49 Lecturas de la Crisis y la Lucha de Clases.

Título: ¿A qué se debe el gran aumento en los precios del petróleo? ¿“Pico del petróleo” o especulación en Wall Street?

Autor: F. William Engdahl, Global Research, 16 de marzo

Desde más o menos octubre del año pasado, el precio del petróleo crudo ha aumentado violentamente en los mercados de futuros del mundo. Diferentes personas tienen explicaciones diferentes. La más común es la creencia en los mercados financieros en que una guerra entre Israel e Irán o EE.UU. e Irán, o de los tres países, es inminente. Otro campo argumenta que el precio aumenta inevitablemente porque el mundo ha pasado lo que llaman “el pico del petróleo” – el mundo en una imaginaria campana de Gauss (vea el gráfico anterior) en el cual la mitad de todas las reservas de petróleo conocidas del mundo han sido agotadas y el petróleo.

Las explicaciones relacionadas con el peligro de guerra y con el pico del petróleo estánequivocadas. Como en el astronómico aumento de precios en el verano de 2008 cuando el petróleo en mercados de futuros alcanzó brevemente 147 dólares por barril, el petróleo aumenta actualmente debido a la presión especulativa en los mercados de futuros de petróleo de los fondos de alto riesgo y de grandes bancos como Citigroup, JP Morgan Chase y sobre todo, Goldman Sachs, el banco que siempre está presente cuando se puede ganar mucho dinero con poco esfuerzo apostando a algo seguro. Reciben una generosa
ayuda de la agencia del gobierno de EE.UU. encargada de regular los derivados financieros, la Comisión del Comercio en Futuros sobre Mercancía de los Estados Unidos (CFTC).
Desde principios de octubre de 2011, hace unos seis meses, el precio de Futuros de Petróleo Crudo Brent en la bolsa ICE Futures ha aumentado de un poco menos de 100 dólares el barril a más de 126 dólares por barril, un aumento de más de un 25%. En 2009, el petróleo
costaba 30 dólares el barril. Sin embargo la demanda de petróleo crudo en todo el mundo no aumenta, sino más bien ha
disminuido en el mismo período. La Agencia Internacional de Energía (IEA) informa que el suministro de petróleo del mundo aumentó en 1,3 millones de barriles por día en los últimos tres meses de 2011 mientras la demanda mundial aumentó en un poco más de la
mitad de esa cifra durante el mismo período.

Leer artículo completo

Leer artículo completo en inglés

Un mundo sin petróleo fácil. Michael T. Klare, Klare es profesor de estudios por la paz y la seguridad mundial en el Hampshire College y colaborador habitual de TomDispatch.

Publicado en Rebelión el 21-3-2012. Traducido del inglés por Sinfo Fernández.

Los precios del petróleo son ahora más altos que nunca, exceptuando varios momentos frenéticos que se produjeron antes del colapso económico mundial de 2008. Muchos factores inmediatos están contribuyendo a ese incremento de los precios, incluidas las amenazas de Irán de bloquear el transporte marítimo del petróleo en el Golfo Pérsico, los temores a una nueva guerra en el Oriente Medio y la agitación que vive Nigeria, un país rico en petróleo. Algunas de estas presiones podrían debilitarse en los próximos meses, proporcionando un alivio temporal a los surtidores de las gasolineras. Pero la causa principal de los altos precios –una transformación fundamental en la estructura de la industria petrolera- no pueden cambiarse y por esa razón los precios del petróleo están condenados a seguir siendo altos durante un largo tiempo.

En términos energéticos, estamos entrando ahora en un mundo cuya aciaga naturaleza todavía no comprendemos bien. Este cambio fundamental ha venido dado por la desaparición del petróleo relativamente accesible y barato, el “petróleo fácil”, en la terminología utilizada por los analistas de la industria; es decir, el tipo de petróleo que permitió una expansión sorprendente de la riqueza global durante los últimos 65 años y la creación de innumerables comunidades suburbanas basadas en el automóvil. Ese petróleo casi ha desaparecido.

El mundo alberga aún grandes reservas de petróleo, pero resultan difíciles de alcanzar, difíciles de refinar, porque pertenecen a la variedad “petróleo difícil”. A partir de ahora, cada barril que consumamos será aún más costoso de extraer, más costoso de refinar y mucho más caro en las gasolineras.

Todos esos que afirman que el mundo sigue estando “inundado” de petróleo tienen razón a nivel técnico: el planeta alberga todavía reservas inmensas de petróleo. Pero a los propagandistas de la industria petrolera se les olvida subrayar que no todas las reservas de petróleo son iguales: algunas están situadas cerca de la superficie o cerca de la costa y se encuentran en rocas porosas y blandas; otras están situadas en el profundo subsuelo, lejos de la costa o atrapadas en duras formaciones rocosas. Los primeros lugares son fáciles de explotar y producen un combustible líquido que puede fácilmente refinarse en líquidos utilizables; las segundas reservas solo pueden explotarse mediante técnicas costosas y medioambientalmente arriesgadas y, a menudo, acaban convirtiéndose en un producto que debe procesarse de forma compleja antes de poder empezar a refinarlo. La sencilla verdad es esta: la mayor parte de las reservas fáciles de petróleo del mundo están ya agotadas, excepto las que se encuentran en países asolados por la guerra como Iraq. Prácticamente todo el petróleo que queda se halla en reservas sólidas difíciles de alcanzar. Entre estas últimas podríamos incluir el petróleo que se encuentra en las profundidades marinas lejos de la costa, el petróleo del Ártico y el petróleo de esquisto bituminoso, además de las “arenas petrolíferas” de Canadá, que no están compuestas en absoluto de petróleo, sino de fango, arena y betún parecido al alquitrán. Las llamadas reservas no convencionales de ese tipo pueden explotarse pero a un precio a menudo escandaloso, no solo en dólares sino también en daños al medio ambiente.

En el negocio petrolero, el presidente y director ejecutivo de Chevron, David O’Reilly, fue el primero en reconocer esta realidad en una carta publicada en 2005 en muchos periódicos estadounidenses. “Una cosa está clara”, escribió, “que la era del petróleo fácil se ha acabado”. No solo están agotándose muchos de los campos petrolíferos, señalaba, sino que “los nuevos descubrimientos energéticos se están produciendo principalmente en lugares donde los recursos son difíciles de extraer a nivel tanto físico como económico e incluso políticamente”.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) proporcionó en 2010 nuevas pruebas de este cambio en una revisión de las prospecciones petrolíferas mundiales. Al preparar el informe, la Agencia examinó las reservas históricas en los mayores campos productivos del mundo: el “petróleo fácil” del que el mundo aún depende para la mayor parte de sus necesidades energéticas. Los resultados fueron impactantes: se esperaba que esos campos perdieran las tres cuartas partes de su capacidad productiva en los próximos 25 años, perdiéndose 52 millones de barriles al día de los suministros petrolíferos del planeta, es decir, alrededor del 75% de la actual producción mundial de crudo. Las implicaciones eran sorprendentes: o se encontraba petróleo nuevo para sustituir esos 52 millones de barriles o la Edad del Petróleo llegaría pronto a su fin y la economía mundial se vendría abajo.

Desde luego, como dejó claro la AIE en 2010, habrá petróleo nuevo, pero solo de la variedad difícil que nos hará pagar un duro precio a todos nosotros y también al planeta. Para comprender bien las implicaciones de nuestra creciente dependencia del petróleo difícil, merece la pena hacer una gira relámpago por algunos de los lugares más espeluznantes y dañados de la Tierra. Así pues, abróchense los cinturones: primero, salimos hacia el mar –allá vamos – para investigar el “prometedor” nuevo mundo del petróleo del siglo XXI.

Petróleo en aguas profundas

Las compañías petroleras han estado durante un tiempo llevando a cabo perforaciones en zonas de alta mar, especialmente en el Golfo de México y el Mar Caspio. Sin embargo, hasta hace poco, esos esfuerzos tenían lugar invariablemente en aguas relativamente poco profundas –a lo sumo, varios cientos de pies- lo que permitía que las compañías petroleras utilizaran perforadoras montadas sobre embarcaderos extendidos. Pero la perforación en aguas profundas, en profundidades que superan los 1.000 pies, es un tema muy distinto. Necesita plataformas de perforación especializadas, sofisticadas e inmensamente costosas cuya preparación puede alcanzar miles de millones de dólares.

El Deepwater Horizon, que quedó destruido en el Golfo de México en abril de 2010 como consecuencia de una explosión, es un ejemplo bastante típico de este fenómeno. El navío fue construido en 2001 y costó alrededor de 500 millones de dólares y un millón de dólares al día en equipo y mantenimiento. En parte como consecuencia de estos altos costes, BP tenía prisa en acabar de trabajar en su malhadado pozo de Macondo y mover el Deepwater Horizon a otro lugar de perforación. Muchos analistas creen que esas consideraciones financieras explican la prisa con la que la tripulación del navío selló el pozo, provocando una fuga de gases que produjeron la consiguiente explosión. BP tendrá ahora que pagar alrededor de 30.000 millones de dólares más para satisfacer todas las reclamaciones por el daño causado por el derrame masivo de petróleo.

Tras el desastre, la administración Obama impuso una prohibición temporal a las perforaciones mar adentro. Pero apenas dos años después, las perforaciones en las aguas profundas del Golfo han vuelto de nuevo a los niveles anteriores al desastre. El Presidente Obama ha firmado también un acuerdo con México para que permita las perforaciones en la parte más profunda del Golfo, a lo largo de la frontera marítima entre EEUU y México.

Mientras tanto, en otros lugares las perforaciones en aguas profundas se aceleran a toda marcha. Por ejemplo, Brasil se está moviendo para explotar sus campos “pre-sal” (denominados así porque se encuentran bajo una capa de sal movediza) en las aguas del Océano Atlántico, lejos de la costa de Río de Janeiro. Nuevos campos mar adentro están también desarrollándose de forma parecida en las aguas profundas frente a Gana, Sierra Leona y Liberia.

El analista de la energía John Westwood dice que, en 2020, esos campos situados en aguas profundas suministrarán el 10% del petróleo del mundo, desde solo el 1% en 1955. Pero esa producción añadida no será barata: desarrollar la mayor parte de esos campos nuevos costará decenas o cientos de miles de millones de dólares, y solo serán rentables mientras el petróleo se siga vendiendo a 90$ o más el barril.

Los campos situados en las aguas profundas de Brasil, considerados por algunos expertos el más prometedor descubrimiento de este siglo, serán especialmente caros porque se encuentran por debajo de una milla y media de agua y dos millas y media de arena, roca y sal. Será necesario el más avanzado y costoso equipamiento de perforación, parte del cual todavía está pendiente de desarrollarse. Petrobras, la firma energética bajo control estatal, ha comprometido ya 53.000 millones de dólares en el proyecto para el período 2011-2015, y la mayoría de los analistas creen que tan solo supondrá un modesto pago inicial en el sorprendente coste final.

El petróleo del Ártico

Se espera que el Ártico proporcione una porción importante del suministro de petróleo del mundo futuro. Hasta muy recientemente, la producción que se podía obtener en el lejano norte era muy limitada. Aparte del área de la Bahía de Prudhoe, en Alaska, y una serie de campos en Siberia, las compañías más importantes habían dado bastante de lado la región. Pero ahora, al ver las escasas opciones existentes, están preparándose para incursiones más importantes en un Ártico en deshielo.

Desde cualquier perspectiva, el Ártico es el último lugar donde alguien querría ir a perforar para obtener petróleo. Las tormentas son frecuentes y las temperaturas en invierno terroríficas. Los equipos normales no pueden trabajar en esas condiciones. Es necesario sustituirlos por materiales muy especializados y costosos. Los equipos de trabajadores no pueden vivir mucho tiempo allí. Y es preciso traer desde muy lejos, desde miles de kilómetros y a un coste desorbitado, los más básicos suministros de alimento, combustible y materiales de construcción.

Pero el Ártico tiene también su atractivo: para ser exactos, miles de millones de barriles de petróleo sin explorar. Según US Geological Survey (USGS), el área norte del Círculo Ártico, con solo el 6% de la superficie del planeta, contiene alrededor del 13% del petróleo que queda (y una porción aún mayor de gas natural sin desarrollar, cifras que ninguna otra región puede igualar).

Con muy pocos lugares a donde ir, las principales compañías energéticas están ahora preparandose para hacer acopio de energía y explotar las riquezas del Ártico. Se espera que este verano la Royal Dutch Shell empiece a hacer perforaciones en zonas de los Mares de Beaufort y Chukchi, adyacentes al norte de Alaska. (La administración Obama debe aún concederles los últimos permisos para llevar a cabo esas actividades, pero se espera que finalmente dé el visto bueno).

Al mismo tiempo, Statoil y otras firmas están planeando extensas perforaciones en el Mar de Baring, al norte de Noruega.

Con todos esos escenarios energéticos extremos, incrementar la producción en el Ártico encarecerá los costes operativos de las compañías petroleras. Shell, por ejemplo, ha gastado ya 4.000 millones de dólares solo en los preparativos para pruebas de perforación en aguas de Alaska sin haber producido ni un solo barril de petróleo. El desarrollo a escala total de esa región, tan ecológicamente frágil, al que se oponen ferozmente los ecologistas y los pueblos nativos, multiplicará esa cifra muchas veces.

Las arenas de alquitrán y el petróleo difícil

Se espera que otra porción importante de los futuros suministros mundiales de petróleo venga de las arenas de alquitrán canadiense (también llamadas “arenas bituminosas”) y el petróleo extrapesado de Venezuela. Nada de eso es petróleo según lo que normalmen te entendemos por tal. Al no ser el estado líquido su estado natural, no puede extraerse por los métodos tradicionales de perforación aunque existe de forma abundante. Según USGS, las arenas bituminosas de Canadá contienen el equivalente a 1.700 billones de barriles de petróleo convencional (líquido), mientras se dice que los depósitos de petróleo pesado de Venezuela albergan otro billón de barriles de petróleo equivalente, aunque no todo este material es “recuperable” con la tecnología existente.

Quienes afirman que la Edad del Petróleo está lejos de acabarse, señalan a menudo hacia estas reservas como prueba de que el mundo puede aún aprovechar inmensos suministros de combustibles fósiles sin explotar. Y puede ciertamente concebirse que, con la aplicación de tecnologías avanzadas y con la más absoluta de las indiferencias ante las consecuencias medioambientales, podrán cosecharse en efecto tales recursos. Pero no se trata ya de petróleo fácil.

Hasta ahora se habían obtenido las arenas bituminosas de Canadá a través de un proceso parecido a la minería a cielo abierto, utilizando excavadoras monstruosas para obtener tales arenas en la rica provincia de Alberta, arenas que ya están agotadas, lo que significa que todas las futuras extracciones requerirán de procesos mucho más complejos y costosos.

Se hará necesario inyectar vapor en las concentraciones profundas para derretir el betún y que pueda extraerse mediante bombas enormes. Esto requiere de una inversión colosal en infraestructuras y energía, así como la construcción de instalaciones para el tratamiento de todos los deshechos tóxicos resultantes. Según el Instituto de la Investigación de la Energía de Canadá, el desarrollo total de las arenas bituminosas de Alberta necesitará de una inversión mínima de 218.000 millones de dólares durante los próximos 25 años, y ahí no se incluiría el coste de la construcción de oleoductos hasta EEUU (como el propuesto Keystone XL) para su procesamiento en los refinerías estadounidenses.

El desarrollo del petróleo pesado de Venezuela requerirá de inversiones a una escala comparable. Se cree que el cinturón del Orinoco, una concentración especialmente densa de petróleo pesado contiguo al río Orinoco, contiene reservas recuperables de 513.000 millones de barriles de petróleo, quizá la mayor fuente de petróleo sin explotar en el planeta. Pero convertir esta forma de betún, que parece melaza, en un líquido utilizable supera con mucho la capacidad técnica o los recursos financieros de la compañía petrolera estatal. En consecuencia, Petróleos de Venezuela SA está ahora buscando socios extranjeros dispuestos a invertir los 10.000-20.000 millones de dólares necesarios solo para constr uir las instalaciones básicas.

Los costes ocultos

Son esas reservas de petróleo difícil las que podrían proporcionar la mayor parte del petróleo nuevo del mundo en los próximos años. Pero hay una cosa muy clara: aunque esas reservas pudieran sustituir en nuestras vidas al petróleo fácil, el coste de todo lo relativo al petróleo, ya sea el bombeo de gas, los productos basados en el petróleo, los fertilizantes, todo aquello en lo que se basa nuestra vida, subirá enormemente. Vayan haciéndose a la idea. Si las cosas siguen discurriendo como se ha planeado hasta ahora, estaremos endeudados con las grandes petroleras durante décadas.

Y esos son solo los costes más obvios en una situación en la que abundan los costes ocultos, especialmente para el medio ambiente. Al igual que en el desastre del Deepwater Horizon, la extracción de petróleo en aguas profundas en mar abierto y otros lugares geográficamente extremos supondrá mayores riesgos para el medio ambiente. Después de todo, en el Golfo de México se vertieron cinco millones de galones de petróleo gracias a la negligencia de BP, causando enormes daños en la fauna marina y en los habitats costeros.

Tengan en mente que, aún con todo lo catastrófico que fue, la catástrofe se produjo en el Golfo de México, un espacio donde fue posible movilizar amplias fuerzas para las labores de limpieza y donde la capacidad de recuperación natural del ecosistema era fuerte. El Ártico y Groenlandia representan ambos una historia muy diferente, dada la distancia en que se hallan de las capacidades de recuperación establecidas y la vulnerabilidad extrema de sus ecosistemas. Los esfuerzos para recuperar esas zonas en caso de vertidos masivos de petróleo costarían muchas veces los 30.000-40.000 millones de dólares que se espera que BP pague por los daños del Deepwater Horizon, y sería mucho menos eficaz.

Además de todo lo anterior, muchos de los más prometedores campos de petróleo difícil están en Rusia, en la cuenca del Mar Caspio y en zonas conflictivas de África. Para poder operar en esas zonas, las compañías petroleras tendrán que enfrentarse no solo a los previsibles altos costes de extracción sino también a costes adicionales que supondrán sistemas locales de soborno y extorsión, sabotajes por parte de grupos guerrilleros y consecuencias de conflicto civil.

Y no olviden el coste final: Si todos esos barriles de petróleo y de sustancias similares al petróleo se producen realmente en los sitios menos atractivos del planeta, entonces, durante las próximas décadas vamos a seguir quemando combustibles fósiles de forma masiva creando más gases de efecto invernadero como si no existiera el mañana. Y aquí va ahora la triste verdad: Si seguimos adelante por la senda del petróleo difícil en vez de invertir masivamente en energías alternativas, ya podemos olvidarnos de evitar las consecuencias más catastróficas en un planeta cada vez más cálido y turbulento.

Así pues, sí, hay petróleo por ahí. Pero no lo vamos a conseguir más barato, no importa cuánto haya. Y sí, las compañías petroleras pueden obtenerlo, pero, si lo miramos de forma realista, ¿quién lo querría para sí a ese coste?

La dependencia del crudo multiplica el riego de accidentes. Mariano Marzo, catedrático de recursos energéticos de la Universidad de Barcelona.

Necesitaremos 20 millones de barriles de petróleo más cada día. Setiembre 2010.

El precio del petróleo en un futuro inmediato, está condicionado por la resolución de la crisis.
A partir de 100 dólares el barril la transferencia de liquidez de los países consumidores a los productores es tan alta, que pone en riesgo el futuro de la economía tal y como la conocemos: los productores podrían comprar cualquier empresa que se propusieran.
De hecho, entre 75 y 100 dólares barril la economía ya está en riesgo.
En todo caso, las proyecciones nos indican con suficiente certeza que hasta 2.030 necesitaremos incrementar en 20 millones el número de barriles para el consumo diario. En otras palabras, incrementaremos el consumo en 20 millones de barriles cada día.

Los cuatro entornos del Procomún: Antonio Lafuente. | Vídeo Elinor Olstrom

Qué es el Procomún: Antonio Lafuente. (@alafuente) es investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CSIC) en el área de estudios de la ciencia. 2011.

Esta noción dio un salto cualitativo cuando, en 2009, la economista norteamericana Elinor Ostrom recibió el premio Nobel de Economía por sus trabajos sobre los commons y, en particular, por su libro La gobernanza de los bienes comunes (4).

Desarrollo sostenible y la tragedia del procomún. Elinor Olstrom

Elinor Ostrom explica como a lo largo de la historia las personas se han organizado de manera comunal para gestionar y usar juntos recursos naturales de manera sostenible duante periodos de tiempo largos, creando una gran diversidad de instituciones que se corresponden con la complejidad y la diversidad de los ecosistemas de los que forman parte.

Los cuatro entornos del procomún. Antonio Lafuente, (@alafuente) es investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CSIC) en el área de estudios de la ciencia. 2011.

Bastan unos minutos para entender la inmensa complejidad que tiene la noción de procomún. Disponemos de muchas definiciones aceptables, aunque las más frecuentes bordean de una u otra manera el problema de la propiedad y la teoría del valor. Cuando decimos que pertenece al procomún todo cuanto es de todos y de nadie a mismo tiempo estamos pensando en un bien sacado del mercado y que, en consecuencia, no se rige por sus reglas. Los procomunes no son asimilables a la noción de mercancía. Eso es lo que pasa también con el patrimonio, conformado por todos esos bienes (cuadros, libros, restos arqueológicos, y también rocas o plantas) que preservamos en los museos, las bibliotecas o los jardines botánicos. Pero hay muchos bienes que no caben en un edificio y a los que también hay que otorgar la condición de bien patrimonial, lo que equivale a definir jurídica y técnicamente sus bordes para poder protegerlos contra las prácticas abusivas, incluidas todas las formas de apropiación del bien para convertirlo en simple recurso. Estamos ahora aludiendo a los lugares de la memoria (el yacimiento de Atapuerca, el oratorio de San Felipe en Cádiz o el campo de concentración de Auschwitz), pero también a los ríos, el folclore o los pájaros; es decir, bienes que ni siquiera tiene la condición de nacionales o, en otros términos, que ningún estado puede legislar en exclusiva sobre su naturaleza y preservación. Y siguiendo por esta línea llegamos a un inmenso paisaje que nos muestra la extrema diversidad de bienes sobre los que se asienta la posibilidad misma de una vida vivible y, entre ellos, sólo mencionaremos una cuantos para no convertir este texto en un aburrido catálogo de términos más o menos abstractos. Basta con mencionar el aire, la luz del Sol, la biodiversidad, el genoma, el ciclo de los nutrientes y espacio exterior. A los bienes naturales, tenemos que añadir un sinfín de bienes culturales como la ciencia, la democracia, la paz, la red internacional de alerta contra epidemias, la estabilidad financiera internacional, el conocimiento primitivo, el sistema de donación de órganos, las semillas o la gastronomía. Nada hemos dicho todavía del nuevo ámbito de actividad humana que se ensancha por Internet, basado en el espectacular desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones, pero inimaginable sin la proliferación de innovaciones que los propios usuarios han introducido. Ningún ejemplo es más claro para explicar cómo las tecnologías y las comunidades se coproducen de una forma tan sutil y profunda que el esfuerzo de distinguir entre los aspectos técnicos y los sociales sólo conduce a la melancolía.

No vamos, sin embargo, a continuar esta línea argumental. Lo que aquí nos interesa es subrayar cómo hemos ido apartándonos de la noción de propiedad para adentrarnos en la de comunidad. Y es que es imposible evitar lo que es obvio: el procomún, los bienes comunes -los commons, en inglés- sostienen y son sostenidos por colectivos humanos. Y, así, salimos de la economía y nos metemos en la antropología. La definición anterior de procomún es claramente insuficiente. De la ética de los valores hemos de transitar a la de las capacidades si queremos entender cómo es la dinámica de producción del procomún, pues un bien común no es más que una estrategia exitosa de construcción de capacidades para un colectivo humano. A nadie sorprenderá entonces que estemos hablando de bienes compartidos cuya circulación está regulada por la economía del don

(Benkler, 2006).

Al hablar de la polinización de las plantas como un bien común, se plantea el interrogante de si podría ser de otra manera. Nadie piensa en la órbita del planeta Tierra hasta que alguien disponga de la tecnología para modificarla y, entonces habrá que declararla un bien común. ¿Y la sensibilidad? Nos referimos a la capacidad para experimentar gozo ante un cuadro y un paisaje o dolor delante de la enfermedad o desgracia ajena. Si nos creemos que la polinización es un fenómeno natural comparable, por ejemplo, a las leyes de la gravitación universal o que los principios electrobioquímicos que regulan la miríada de interacciones neuronales son autónomas y no reprogramables, entonces podemos estar muy equivocados. Las nuevas tecnologías pueden alterar, directa o indirectamente, el sistema de orientación de las abejas o el funcionamiento del cerebro humano, al extremo de que lleguemos a considerar que está en peligro un bien que creíamos inagotable o inapropiable, como está pasando con el aire, las matemáticas, las calles o el folclore. Hay, en efecto, una profunda relación entre nuevas tecnologías y nuevos patrimonios, pues todos los días aparecen nuevas posibilidades de cercar o de abusar de un bien que sólo comenzamos a valorar cuando empieza a estar amenazado.

Si una empresa puede usar los mares o la atmósfera para echar la basura que produce y ahorrase los costes de una producción no contaminante o alguien descubre la manera de modificar los genes de alguna especie y patentar nuevas formas de vida, la humanidad en su conjunto tiene el derecho a sentirse amenazada y a reclamar la condición de procomún para el aire que respiramos y el genoma que la bioquímica, el tiempo y el azar nos han legado. Las comunidades que crean y son creadas por los nuevos procomunes son entonces comunidades de afectados que se movilizan para no renunciar a las capacidades que permitían a sus integrantes el pleno ejercicio de su condición de ciudadanos o, incluso, de seres vivos. Si la ética de los valores nos ayuda a entender los movimientos que están conduciendo a la formación de un tercer sector de la economía y del conocimiento distinto a los tradicionales privado y público, la ética de las capacidades nos permite avanzar en comprensión de cuáles son las políticas y las acciones a emprender (Sen, 1998; Nussbaum, 2007; Cortina, 2002).

Sería injusto no reconocer el papel del estado moderno, incluso en países con graves déficit democráticos, en la defensa de ciertos bienes que, como la salud, la educación y la justicia, son vertebrales en nuestra concepción de la política y el bienestar social. El sector público ha sido, en muchas casos, motor de la equidad y la libertad, actuando en defensa de los débiles, los trabajadores y los consumidores, por no mencionar su intervención en favor del medio ambiente y los derechos humanos. Negar, sin embargo, su implicación en las actividades más mezquinas y devastadoras, sería absurdo. Cuando vemos sus muchos titubeos y hasta dejación de responsabilidades en ámbitos como la paz, la alimentación, la biodiversidad o el conocimiento, no tenemos más remedio que admitir su incapacidad para resistir la presión de las grandes corporaciones industriales o financieras (Ostrom et al., 2002). Ya es redundante hablar de gobernanza, lo que no sólo implica ensanchar los ámbitos de la democracia, sino también un reconocimiento del fracaso de la tecnocracia en la gestión del mundo. Sin la presión de ese tercer sector que conforma el caleidoscopio de las ONG y los movimientos ciudadanos no habría freno para la barbarie manifiesta del capitalismo global (Bollier, 2002; Stiglitz, 2006; Barnes, 2003).

La constitución de este tercer sector como una especie de coalición de comunidades de afectados empoderadas choca de plano con la dificultad para reunir y visualizar el procomún. Y es que se trata, como hemos intentado mostrar, de un objeto extremadamente diverso, tanto si pensamos en las distintas escalas donde puede emerger (barrial, local, nacional, regional o global), como si nos detenemos a considerar la pluralidad de formas de gestionarlo, de actores involucrados, de regímenes jurídicos afectados o de tecnologías necesarias para sostenerlo. Admitiendo que semejante diversidad no debe ser vista como un problema sino, por el contrario, como un rasgo característico de la cornucopia que representan los bienes comunes, no queremos renunciar al intento de ofrecer una imagen que nos los muestre como un colorido tapiz de retales, un mosaico que exhiba y sostenga la abundancia, variedad y heterogeneidad que caracteriza el procomún.

Los cuatro entornos

Para la construcción del tapiz nos hemos inspirado en la noción de entorno que propusiera hace unos años Javier Echeverría para inscribir lo humano el mundo de las TIC, entendido como un sistema técnico que, además de ensamblar una constelación de tecnologías, conforma un sistema social en el que tenemos que aprender a adaptarnos (Echeverría, 1999). Y ciertamente este llamado tercer entorno, una propiedad emergente del sistema de las TIC, ha adquirido una presencia tan decisiva en nuestra vidas que merece un tratamiento antropológico comparable al que han recibido las otras dos grandes adaptaciones humanas en la historia: la que le ha permitido desarrollarse como ente conectado al territorio (el medioambiente) y la que lo convirtió en un ente conectado

a otras personas (la ciudad). El entorno digital adquiere así la misma relevancia antropológica, económica, y política que los historiadores y filósofos asignan el entorno natural y al urbano.

Hay un cuarto entorno que aquí quisiéramos sugerir como imprescindible para entender el despliegue de lo humano en el tiempo: el cuerpo, un ámbito irreductible a las leyes de la naturaleza o de la moral, y siempre resistente a los muchos intentos de convertirlo en una abstracción teológica, jurídica, médica, estadística o, genéricamente, biopolítica. El cuerpo no sólo es una maquinaria única capaz de procesar ingentes cantidades de información, ya sea que digiera alimentos, ya sea que capture luz o sonido exterior, por no mencionar todas las formas de extraer, modificar, almacenar, transportar y exhudar datos y estructuras, lo mismo da que hablemos de la bioquímica del agua contaminada, que de los procesos de fecundación y desarrollo de un embrión, sin olvidar, claro está, todo cuanto tiene que ver con el habla, las herramientas y las redes que fabrica

y por las que he fabricado. El cuerpo enfermo y el cuerpo gozoso no son naturaleza, ni tampoco cultura, sino otro entorno al que remitir y en donde contrastar lo que (nos) pasa.

El cuerpo, en definitiva, es el sensor que alerta de la existencia de sustancias contaminantes u otras amenazas para su integridad, sin ser una máquina que responda en todos los humanos de forma homogénea ni unánime, aún cuando estemos hablando de cuerpos extendidos o mediados por la tecnología (Ihde, 2004). Su especificidad es un escándalo, un lugar estratégico abierto a las contingencias, resistente a las formalizaciones y siempre amenazado por las múltiples normas, prohibiciones, discursos que intentan contener su realidad inabarcable, que tratan de descorporeizarlo

(disembodiment) (Val, 2006).

Si la vida se ha desplegado en los cuatro entornos mencionados, también será necesario defender en cada uno un conjunto de bienes comunes que garanticen su sostenimiento dentro de unos márgenes mínimos de dignidad y libertad. Con ánimo de concretar algo y reconocer los distintos niveles de complejidad que vertebran los procomunes en cada entorno, hemos elaborado un artefacto conceptual que en su versión más simple tiene el siguiente aspecto:

cuerpo medioambiente ciudad digital
sensibilidad

corporalidad

biosfera

geosfera

doméstico

culturales

urbano

código

estructuras

Cuerpo

Los procomunes del cuerpo tiene que ver con el hecho de que en términos históricos nunca tuvo un propietario claro y siempre estuvo y sigue estando amenazado. Eso de que cada uno es dueño de su cuerpo es una idea o un derecho muy reciente. No sólo nos estamos refiriendo al largo recorrido de la esclavitud o a la multiplicidad de discursos que quieren someter su individualidad a los intereses de una comunidad religiosa, política o natural (étnica, médica o genética), sino también a la posibilidad cercana de que pueda manipularse nuestra sensibilidad u organizar un mercado floreciente con las partes separadas del cuerpo (embriones, tejidos u órganos).

Más aún, los datos clínicos o genéticos que resultan de las pruebas a las que somos sometidos cuando acudimos a un hospital, pertenecen en exclusiva, al igual que los órganos, al cuerpo de origen. Y, si por el motivo que sea, han de ser desagregados o separados, entonces debieran integrar el procomún.

Medioambiente

Este es el entorno más obvio, pero que sea fácil admitir nuestra extrema dependencia del medioambiente, no significa que los acuerdos para gestionarlo lleguen más deprisa. Las fuertes polémicas que seguimos manteniendo sobre el impacto de los residuos radioactivos o las emisiones crecientes de gases de efecto invernadero dan cuenta del largo camino que nos queda por recorrer, como también de la incapacidad de las instituciones públicas para buscar equilibrios tan necesarios como urgentes.

Cuando hablamos del clima, las selvas, el espacio exterior o la fotosíntesis percibimos la profunda dependencia que estos procomunes mantiene respecto de las nuevas tecnologías. Es difícil no ver la ciencia como el más poderoso mecanismo de fragmentación, modularización y, sin solución de continuidad, mercantilización y privatización de la naturaleza (Ridgeway, 2004). A tal extremo, que muchos bienes que se consideraban inagotables han comenzado a estar amenazados y ser sustraibles (subtractability), es decir agotables y, lo peor es que como explicó Ostrom (1999), siempre es extremadamente costoso restringir el libre acceso/uso a los abusones (polizontes, free-riders).

Hoy que es tan fácil citar negocios que incorporan altas dosis de conocimiento científico, no necesitamos extendernos sobre la importancia que tienen las patentes (principal mecanismo de declarar excluible un bien) en el desarrollo espectacular de la industria de las prótesis (químicas, genéticas, electrónicas o mecánicas) y la producción de quimeras en el ámbito de la vida humana y no humana. Por supuesto que la discusión

sobre lo que puede o no puede ser patentado es importante, aún cuando aquí sólo queremos recordar que el procomún, los bienes comunes, no son un hecho objetivo, sino fruto de una decisión política necesariamente conectada a las tecnologías circulantes.

Ciudad

La adaptación a la urbe constituye la construcción de una segunda naturaleza que se escala en las diferentes formas de vida social, desde las más primitivas y reducidas (clanes y comunas) hasta las más abstractas y gigantescas (megalopolis y naciones). La naturaleza de la que hablamos es simbólica y se hace con todos los flujos de personas, palabras y mercancías que recorren las redes que sostiene la vida en común. Incluye las calles de nuestras ciudades, pero también las fiestas, las leyes, las semillas y el conocimiento, bienes que han sido producidos por la humanidad a lo largo del tiempo y que no pueden ser privatizados.

Vivir en sociedad ha dado origen a un sinfín de formas de organización que pueden describirse mediante un cuadro que muestre las jerarquías, dependencias y funciones de cada una de las partes que las conforman. Cuando se tiene a la vista el organigrama se puede ver la estructura maquínica de la vida humana, es decir, los automatismos con los que contamos para que las cosas funcionen. Pero hay algo que no puede captar un diagrama de flujos y que tiene que ver con las interacciones entre la gente, al margen de las que se dan entre actores humanos y no humanos. Esta parte informal de las relaciones, proliferativa y cotidiana, de baja intensidad y mucha densidad (Delgado, 2007), y que es esencial para que las cosas funcionen debería ser puesta en valor y considerada como un bien común construido entre todos que, en consecuencia, no pertenece a los jefes, ni a comité alguno de representantes. Desde luego no funciona como una instancia de poder (que siempre pueden ser captadas e integradas al cuadro) sino como el ámbito de lo común, de la capacidad común (Rancière, 2006).

Digital

La irrupción del movimiento que condujo al software libre y al copyleft, como también a la defensa de los estándares y los protocolos abiertos sigue siendo el motor de Internet o, en otros términos, la vis que mantiene el proyecto de una red concebida como un ámbito de libertades y no sólo un inmenso mercado. Pero es que además habiéndose reducido a prácticamente cero los costes de edición, copia, reproducción y transmisión de datos, el mundo del conocimiento y de la creación han sido sacudidos por profundos cambios que van a transformar para siempre la relación profesionales/aficionados, productores/consumidores y autores/públicos.

Las duras batallas por los derechos de propiedad intelectual o de patentes que están permitiendo que un sector pequeño de la población se apropie de lo que hasta ahora era considerado fruto de una creación colectiva e histórica, hace evidente la existencia entre los intelectuales y artistas de profundos movimientos resistencialistas frente a las nuevas tecnologías, así como la necesidad de abrir un debate sobre qué ámbitos de la cultura se pueden o no privatizar y qué nuevas prácticas de sociabilidad en red se pueden o no criminalizar.

Las anteriores consideraciones han sido elaboradas después de haber tomado la decisión de producir una imagen capaz de contener el procomún en su conjunto. Y, desde luego, el cuadro que presentamos aspira a mostrar de un golpe de vista la extraordinaria complejidad que tiene la trama que forman los bienes comunes. Fabricar una imagen, lo sabemos, no es una operación sin mucho riesgo e implica, al menos, dos decisiones delicadas: primero, asumir que el procomún puede hacerse visible como un ente externo y abstracto, al margen de las comunidades y los conflictos en los que está envuelto; segundo, ensanchar la naturaleza profundamente tecnológica del procomún, pues compartir una imagen de algo requiere una cadena de movilizaciones que incluyen procesos de fragmentación, modularización, simulación e inscripción en uno o varios media. Y sí, lo hacemos para dar nueva legitimidad a la reclamaciones sobre el procomún, sin ocultar la extremada complejidad de actores implicados. No en vano conocer algo siempre fue una operación que tiene mucho que ver con iluminar, desvelar, descubrir y, en definitiva, mostrar. En el régimen escópico característico del conocimiento en la modernidad sólo puede ser creíble lo que sea visible.

Bibliografía

Barnes; Peter (2003), Who Owns the Sky? Our Common Assets And the Future of

Capitalism, Washington: Island Press.

Benkler, Yohai (2006), The Wealth of Networks: how social production transforms markets

and freedom, Yale University Press.

http://www.benkler.org/wealth_of_networks/index.php/Download_PDFs_of_the_book

Bollier, David (2002), Silent Theft: The Private Plunder of Our Common Wealth, New York:

Routledge

Bollier, David (2003), “El redescubrimiento del procomún”,

http://biblioweb.sindominio.net/telematica/bollier.html

Cortina, Adela (2002), Por una ética del consumo, Madrid: Taurus

Delgado, Manuel (2007), Sociedades movedizas. Pasos hacia una antropología de las calles,

Barcelona: Anagrama.

Echeverría, Javier (1999), Los señores del aire y el Tercer Entorno, Barcelona: Destino.

Ihde, Don (2004), Los cuerpos en la tecnología, Barcelona: UOC

Nussbaum, Martha (2007), Las fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la exclusión,

Barcelona: Paidós.

Ostrom, Elinor (1990), Governing the Commons: The Evolution of Institutions for Collective

Action, Cambrigde University Press.

Ostrom, Elinor; Dietz, Thomas, Dolsak, Nives; et al. (2002), The Drama of the Commons,

8

Whasington, DC.: National Academic Press

Rancière, Jacques (2007), El odio a la democracia, Buenos Aires: Amorrortu.

Ridgeway, James (2004), It’s All for Sale: The Control of Global Resources, Durham, NC.: Duke

University Press.

Sen, Amarthya (1998), Bienestar, justicia y mercado, Barcelona: Paidós.

Sen, Amarthya (2000), Desarrollo y libertad, Barcelona:Planeta

Shiva, Vandana, Manifiesto para una democracia de la Tierra. Justicia, Sostenibilidad y Paz,

Barcelona: Paidós

Stiglitz, Joseph E. (2006), Cómo hacer que funcione la globalización, Madrid: Taurus.

Val, Jaime del (2006), “Cuerpos frontera. Imperios y resistencias en el pos-postmodernismo”, en

Organicidades (UOC), Artnodes, 6, http://www.uoc.edu/artnodes/6/dt/esp/val.pdf

Impulsat per

Amb el suport de

Arxiu de videos

Facebook

Twitter