Seguridad nuclear: ¿Tenemos derecho a despreciar el futuro?

Josep Cabayol, President de SICOM- Solidaritat i Comunicació

Daniel Gómez, Presidente de AEREN – Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos

El debate sobre lo seguras que son o deberían ser las centrales nucleares, es un debate trampa. Partamos de dos ideas base:

La seguridad nunca es absoluta y su grado depende de las inversiones que en ella se hagan.
En una economía de mercado, los estándares de seguridad están sujetos a la rentabilidad del producto. Sin beneficios no hay inversiones.

Es cierto que el ejercicio de las libertades conlleva riesgos y es saludable que así sea. Decidir es arriesgado, pero si no decidimos renunciamos a la democracia. Admitido el riesgo, hay que situar el límite que la sociedad puede asumir, tanto por lo que se refiere a los costos económicos, cómo a los humanos. Dejemos de lado de momento, el injusto debate de cuánto vale una vida (no tiene precio).

Está creciendo la tentación de comparar los riesgos nucleares con los inherentes a otras tecnologías o actividades. Y se hace marginando del debate el factor tiempo, la duración en el espacio y en el tiempo de las consecuencias de un evento.

La diferencia entre un accidente nuclear y la mayoría de los que ocurren en el devenir diario, es que el derivado de la gestión de la fisión del átomo adquiere carácter permanente y los otros, son temporales, subsanables y en un tiempo relativamente corto, desaparecen. Cualquier accidente nuclear adquiere una dimensión casi perenne, de difícil gestión y que requerirá atención permanente. Ello significa que con las tecnologías actuales, necesitaría inversiones (económicas, materiales y humanas) en la práctica, para siempre.

Y no solo los accidentes nucleares son permanentes, otros eventos también lo son o pueden llegar a serlo cuando, por ejemplo, provocan la desaparición de comunidades indígenas (genocidio), especies (disminución de la biodiversidad) o cuando alteran de forma permanente el medio ambiente (cambio climático).

El factor tiempo es por tanto, un eje claro del debate. Es precisamente el tiempo, la duración de las consecuencias, lo que distingue una actuación de otra. Lo efímero, aunque el efecto mariposa nos lleve a pensar que nada es inocuo, no tiene los mismos resultados que lo permanente.

En el debate de la seguridad deberíamos por tanto, introducir este factor: ¿cuanto tiempo necesitaríamos para resolver las malas consecuencias de nuestros actos?

Y la respuesta nos lleva a una segunda consideración: ¿Tenemos derecho a tomar decisiones que van más allá de nuestra capacidad de resolver los malos resultados que no tan solo intuimos, sino que conocemos?

Se me dirá: cuando los vikingos o Colón partieron hacia el oeste, desconocían las consecuencias que sus descubrimientos tendrían (algo parecido sucedería si decidiéramos y tuviéramos capacidad para colonizar el espacio exterior). Es cierto, y sin entrar en consideraciones de oportunidad temporal, ingerencia y desarrollo cultural y político, podríamos acordar que sus acciones fueron acertadas y fructíferas (según desde donde se mire).

Sin embargo hay una diferencia esencial: podemos convenir que desconocían si el viaje tendría malas consecuencias.

No es así en el caso de las nucleares, el cambio climático o el menosprecio a las comunidades indígenas o la biodiversidad. Conocemos que existe el peligro, hacemos cálculos de probabilidad y no obstante decidimos actuar a pesar de los riesgos cuantificables, con argumentos cortoplacistas (egoístas) que ponen en peligro distintos futuros.

La sociedad requiere replantearse si todo es presente o si por el contrario existe el futuro. La sociedad basada en el consumo como medida de prosperidad, solo es concebible sin tener en cuenta el mañana. Deberíamos trabajar en una definición de progreso que no nos haga esclavos de nuestras decisiones. De persistir, el fenómeno nos consumirá a todos.

Las nucleares impide desarrollar las energías renovables: Josep Puig, ingenireo UAB – ICTA

Fukushima vierte muchísima radiación: François Día Maurín, ingeniero nuclear

"Bruts per sempre" article de SICOM i AEREN

Article de SICOM i AEREN publicat a El Punt Diari 17-3-2011

“Bruts per sempre”

Tenim cap dret a obligar els que vindran a pagar una enorme factura econòmica, ecològica, moral, en haver de vigilar, mantenir i assegurar uns cementiris plens d’escòria procedent del passat?

17/03/11 02:00 – Daniel Gómez Cañete i Josep Cabayol Virallonga

Els accidents nuclears al Japó ens han de fer pensar si tenim cap dret a posar en perill el futur, l’esdevenidor dels nostres descendents, tot desenvolupant una tecnologia potencialment tan perillosa, que no tan sols té efectes nocius, sinó que són permanents.

És cert que l’exercici de les llibertats comporta riscos i que s’han d’assumir. Cal que ens preguntem, però, on situar aquests límits. Entenem que la frontera l’hem de posar en el punt on les decisions tenen conseqüències irreversibles i que per tant afectarien indubtablement les generacions a venir. Si les solucions les han de trobar els nostres descendents, estem cometent una injustícia, perquè no sabem si disposaran de temps, recursos o saber per aconseguir-ho. El planeta és un espai públic propietat de totes les generacions, un espai que gaudim en usdefruit mentre vivim i que hem de deixar tan net i polit com ens agradaria haver-lo trobat.

Els residus nuclears, creats amb l’explotació de l’energia atòmica o resultat dels accidents, són exemples de la brutícia que ningú vol a casa i de la qual ningú es responsabilitza. Si a més a més resulta que les petjades són indelebles, aleshores estem “embrutant” per sempre la vida dels nostres fills.

Què ha passat al Japó?

L’escenari predictible era un terratrèmol de més magnitud que els experimentats fins al moment de la construcció (grau 7,9 en l’escala de Richter). Però encara que la central estigués dissenyada per a suportar un terratrèmol d’aquesta magnitud, no es va preparar de manera adequada per a suportar un tsunami provocat pel terratrèmol. De fet, va ser la força del tsunami la que va inutilitzar els tretze generadors dièsel d’emergència que havien de subministrar electricitat a la central en cas d’apagada elèctrica. Per tant, es pot concloure que la seguretat és insuficient, tenint en compte els antecedents coneguts i previsibles, malgrat la seva “baixa probabilitat”. Una cosa semblant va passar a Nova Orleans amb el Katrina, huracà de categoria 5. Els dics de contenció que protegien la ciutat només estaven preparats per a suportar-ne un de categoria 4. Fou insuficient.

L’accident ha succeït en un moment important per a la indústria nuclear mundial. En les últimes dècades s’ha vist superada pel creixement de la demanda i la seva contribució al subministrament elèctric ha disminuït, especialment en aquells països amb mercats elèctrics liberalitzats. Només allí on l’estat dicta la política energètica s’estan construint nous reactors (amb l’excepció de Finlàndia i la problemàtica construcció del seu reactor a l’illa d’Olkiluoto).

Fins ara, els principals problemes per a l’extensió de l’energia nuclear eren econòmics, però la crisi nuclear japonesa tornarà a posar de manifest que la seguretat no és tanta com volen fer-nos creure. Adequar les centrals existents, especialment aquelles més velles la vida de les quals es vol prorrogar, farà aquesta energia menys competitiva. Però més enllà de les anàlisis de gestió de risc, és el moment de preguntar-nos, de nou, si realment val la pena seguir amb una tecnologia que, en el seu estat actual, no és capaç d’assegurar, sense els ajuts que paguem entre tots, la seva viabilitat econòmica, la seguretat dels seus treballadors i de la resta dels ciutadans, i el futur dels residus que crea, a més del greu problema per la llibertat que representa la proliferació nuclear. La prudència aconsellaria anar tancant les centrals més velles i augmentar la seguretat de les que s’estan construint. I fer més transparent el seu funcionament i el dels organismes de control, que pateixen d’una preocupant falta d’independència.

El del Japó ha estat un nou i greu avís i n’hem de treure les conclusions pertinents.

Tenim cap dret a obligar els que vindran a pagar una enorme factura econòmica, ecològica, moral, en haver de vigilar, mantenir i assegurar uns cementiris plens d’escòria procedent del passat? Què diríem si ens ho haguessin fet a nosaltres? Ens agradaria haver nascut “bruts” per sempre?

Daniel Gómez Cañete és president de Aeren, Associació per a l’Estudi dels Recursos Energètics. Josep Cabayol Virallonga és president de Sicom, Solidaritat i Comunicació.
Darrera actualització ( Dijous, 17 de març del 2011 02:00 )
Publicat a

* El Punt Barcelona 17-03-2011 Pàgina 20
* El Punt Comarques Gironines 17-03-2011 Pàgina 24

Les nuclears impedeixen desenvolupar les energies renovables: Josep Puig enginyer UAB – ICTA

Fukushima vierte muchísima radiación: François Día Maurín, ingeniero nuclear

Accident nuclear Fukushima, Japó. Marcel Coderch: la nuclear s'ha quedat sense corrent i no s'han pogut refrigerar els reactors.

Què ha passat a la central nuclear de Fukushima, Japó? S’ha quedat sense energia elèctrica i no s’han pogut refrigerar els reactors. Resultat: accident nuclear de nivell 6.
Ho explica Marcel Coderch, autor del llibre ” El espejismo nuclear”, los Libros del Lince. Marcel Coderch és enginyer de Telecomunicacions. Màster i doctor del MIT, Institut de Tecnologia de Massachussets.
És també vicepresident de la Comissió del Mercat de les Telecomunicacions.

Terremoto, tsunami y accidentes nucleares en Japón: consecuencias económicas, ambientales y humanas.

Terremoto, tsunami y accidentes nucleares en Japón: consecuencias económicas, ambientales y humanas.

Daniel Gómez, presidente de AEREN, Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos
Josep Cabayol, presidente de SICOM, Solidaridad y Comunicación

14-3-2011

Los accidentes nucleares en Japón nos plantean una pregunta inicial: ¿tenemos derecho a poner en peligro el futuro, el porvenir de nuestros descendientes, desarrollando una tecnología potencialmente tan peligrosa y de forma permanente?

Es cierto que el ejercicio de las libertades comporta riesgos y que se han de asumir. No obstante, nos tenemos que preguntar dónde está situado este límite. Entendemos que la frontera la debemos poner en el punto dónde las decisiones tienen consecuencias irreversibles y que por lo tanto afectarán sí o sí a las generaciones venideras. La acción de los humanos sobre el medio ambiente – cambio climático de origen antrópico – es uno de los límites que estamos a punto de traspasar y dónde en caso de hacerlo, la marcha atrás por ahora se desconoce. La deuda ecológica que la economía basada en el consumo dejará para los que vendrán, seria otro. Los residuos nucleares fruto de la explotación de la energía atómica y sobre todo las huellas nucleares irreversibles dejadas por los accidentes, serían un ejemplo evidente del abuso ecológico que la economía basada en el consumo practica contra los habitantes del planeta.

¿Qué ha pasado en Japón?

El escenario predecible era un terremoto de mayor magnitud que los experimentados en la zona hasta el momento, de grado 7,9 en la escala de Richter. Pero aunque la central estuviera diseñada para soportar un terremoto de esta magnitud, no se preparó de manera adecuada para soportar un tsunami provocado por el terremoto. De hecho, fue la fuerza del tsunami la que inutilizó los 13 generadores diesel de emergencia que debían suministrar electricidad a la central en caso de fallo eléctrico.

Por lo tanto, se puede concluir que la seguridad de la central, teniendo en cuenta los antecedentes conocidos y esperables, pese a su “baja probabilidad”, era insuficiente.

Algo semejante sucedió con los efectos del huracán de categoría 5 Katrina en Nueva Orleans, los diques de contención que protegían la ciudad sólo estaban preparados para soportar un huracán de categoría 4.

Se deduce, por lo tanto, que no suele ser rentable adecuar la seguridad para que resista las consecuencias de sucesos que se consideran de baja probabilidad. Ahora, un terremoto de 9 grados en la escala de Richter en Japón o un huracán de categoría 5 en el Golfo de México no son acontecimientos de baja probabilidad. Son historia.

Encontramos poco consuelo en las comparaciones favorables que se hacen respeto a los graves accidentes de Three Mile Island y Txernobil. Por el momento, el accidente en Fukushima se ha clasificado como de nivel 4, pero es muy posible que acabe siendo considerado más grave. El edificio exterior de dos reactores ha explotado a causa de una acumulación de hidrógeno, y se sospecha que tres de los reactores pueden haber iniciado un proceso de fusión, que aunque no es explosivo, requerirá un costoso y peligroso proceso de descontaminación.

Los accidentes ha sucedido en un momento de relativa importancia para la industria nuclear mundial. En las últimas décadas la industria nuclear se ha visto superada por el crecimiento de la demanda y su contribución al suministro eléctrico ha disminuido, especialmente en aquellos países con mercados eléctricos liberalizados. Sólo allí donde el estado dicta la política energética se están construyendo nuevos reactores (con la excepción de Finlandia y la problemática construcción de su reactor en la isla de Olkiluoto).

Hasta ahora, los principales problemas para la expansión de la energía nuclear eran económicos, pero la crisis nuclear japonesa volverá a poner de manifiesto que la seguridad de las centrales no es tanta como quieren hacernos creer.

Adecuar las centrales existentes, especialmente tras la oleada de extensiones de su vida útil que se está produciendo en todo el mundo como primera defensa ante su pérdida de peso específico, para que sean seguras incluso en eventos de baja probabilidad, redundará en su coste, haciéndola todavía menos competitiva económicamente.

Pero más allá de los análisis de gestión de riesgo, es el momento de preguntarnos, de nuevo, si realmente vale la pena seguir con una tecnología que, en su estado actual, no es capaz de asegurar su viabilidad económica, la seguridad de sus trabajadores y del resto de los ciudadanos, y el futuro de los residuos que crea, además del grave problema político de la proliferación nuclear. La prudencia aconsejaría un cierre paulatino de las centrales más viejas y un aumento de la seguridad en las centrales en construcción, y sobre todo una mayor transparencia en su funcionamiento y en el de los organismos de control, que sufren de una preocupante falta de independencia.

El precio que pagaremos por el resto de nuestras vidas y el que pagarán nuestros descendentes, por una electricidad que ni siquiera es barata, es demasiado alto como para permitir que los riesgos aumenten con el mantenimiento de un parque nuclear envejecido y con la construcción de nuevas centrales, el diseño de las cuales no soluciona los problemas de siempre.

El de Japón ha sido un nuevo y grave aviso y debemos sacar las conclusiones pertinentes.

¿Tenemos derecho a obligar los que vendrán a pagar una enorme factura económica, ecológica y moral, en vigilar, mantener, y asegurar unos cementerios mortales llenos de escoria procedente del pasado? ¿Qué diríamos si nos lo hubieran hecho a nosotros?

Daniel Gómez Cañete, presidente de AEREN, Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos.
Josep Cabayol Virallonga, presidente de SICOM, Solidaridad y Comunicación

Impulsat per

Amb el suport de

Arxiu de videos

Facebook

Twitter