Derechos sexuales y reproductivos de las mujeres

Cada año más de medio millón de mujeres – una por minuto – mueren por complicaciones derivadas del embarazo y del parto
La mayor parte de estas muertes podrían evitarse ofreciendo en el momento adecuado, atención médica de calidad, accesible y asequible.

Ante estos hechos Amnistía Internacional convocó unas jornadas para abordar las múltiples violaciones de los derechos humanos de qué son objeto mujeres y niñas a las que además, se les niega el acceso a sus derechos sexuales y reproductivos, todo ello en un contexto de pobreza.

Exponemos algunos casos:

NICARAGUA

En Nicaragua no se respetan los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. En los últimos años el mayor número de denuncias de embarazos por causa de violaciones, corresponde al colectivo de mujeres menores de 17 años. Sin embargo en Nicaragua no se permite hoy día, el aborto terapéutico y las niñas y jóvenes son obligadas por el gobierno, a ser madres.

Martha Munguia es socióloga y Coordinadora de la Alianza de Centros de Mujeres de Nicaragua.

HAITÍ

Haití era un lugar de sufrimiento y con el terremoto parece que el sufrimiento llegó para quedarse. La ayuda internacional es insuficiente, la movilización general de las personas que siguió al desastre, ha disminuido como si éstas necesitaran pasar página y las ONG,s por sí mismas, no alcanzan a llevar toda la ayuda que se precisa.

El colectivo más vulnerable son las niñas y las mujeres, que a la miseria general, a la precariedad extrema, añaden la violencia y en especial la violencia sexual, a sus graves problemas.

Amnistía Internacional había documentado antes el terremoto que niñas y mujeres eran víctimas de la violencia de género. Después las cosas han ido a peor. La situación es en verdad crítica. No hay ningún tipo de protección efectiva, la policía no entra en los campamentos, por las noches no se lleva a cabo ningún servicio especial de prevención o vigilancia.

Muchas mujeres, niñas, se ven obligadas a abandonar los campamentos junto con sus familias. Los violadores no reciben ningún tipo de castigo, ni tan siquiera las denuncias son admitidas. Mujeres, niñas, familias, son víctimas de un segundo desplazamiento por causa de la violencia de género.

Nada efectivo se hace a nivel internacional, para evitarlo

Giulia Tamayo es investigadora de AI.

RD CONGO

La situación de las mujeres en la República Democrática del Congo es alarmante. Han sido y son todavía las mujeres quienes trabajan para mantener, alimentar y proteger a la familia. Ahora se ven obligadas a huir para sobrevivir. Si no lo hacen corren un serio peligro de ser asesinadas, deportadas o desplazadas. Y sucede por culpa de las bandas armadas que hoy día existen en la R.D. del Congo. Grupos que roban y destruyen todo lo que encuentran a su paso. Las mujeres se han convertido en objetivo fundamental de estas bandas que extienden el terror: primero son desposeídas de todo cuanto tienen: después se ejerce todo tipo de violencia contra ellas destruyéndoles cualquier atisbo de intimidad.
Finalmente se excluye a las mujeres de cualquiera “Mesa” donde se discuta o pacte el futuro , su futuro también, un futuro sobre el que ni tan siquiera se les permite opinar.

Adele Safi Karabi es miembro integrante de la “Marcha Mundial de las Mujeres”, presidenta de la “Comisión de Lucha contra las Violencias Sexuales en el Congo” y miembro del comité organizador de la “III Acción Internacional de la Marcha Mundial de Mujeres” que se llevó a cabo en Bukavo, del 13 al 17 de Octubre de 2010.

Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament

Share

Impulsat per

Amb el suport de

Arxiu de Vídeos

Facebook

Twitter